InicioDr. NavarroPrograma 2015Grupos y diplomadosLibros en AmazonDirectorio y ContactoLibros y portadasLibro de visitas
Introducción y bases teóricas

INTRODUCCIÓN

 

La Psicoenergética es una conocida psicoterapia corporal humanista cuerpo-mente- espíritu. Fue diseñada (hace cuarenta años) para solucionar las alteraciones neuróticas, los bloqueos sexuales y los malestares psicosomáticos originados por el estrés y  las presiones de la agitada vida en las sociedades actuales.

 

Los niveles educativos del país son demasiado bajos, por lo que abunda el desempleo y el subempleo. Como sabemos, muchos jóvenes optan por el dinero fácil, la irresponsabilidad y la pertenencia a grupos delictivos y antisociales.

 

La violencia y la inseguridad son muy conocidas, junto con el burocratismo, la corrupción,  el desempleo, las mentiras y las falsas apariencias. Vemos también  la explotación de los grupos sociales marginados y empobrecidos a manos de los ricos y poderosos. Todo esto genera desilusión, depresión, apatía y violencia en gran parte de la población.

 

En particular, la depresión sigue aumentando en las sociedades mercantilistas de consumo masivo. Esta se relaciona con un clima familiar en el que faltan el contacto físico, la alegría y la ternura; a muchos adolescentes no les enseñan los debidos límites ni los auténticos valores.

 

Muchas personas intentan escapar del estrés y de los conflictos familiares y laborales rodeándose de objetos, actividades y falsas creencias, o abusando de las drogas, el alcohol y la comida. Otros persiguen la fama y los aplausos de manera compulsiva; de estas maneras intentan llenar sus vacíos emocionales, su depresión y su apatía.  

 

La Organización de las Naciones Unidas advierte que vivimos momentos muy atormentados de la historia de la humanidad, en los que la violencia forma parte, cada vez mayor, de la vida cotidiana; las tensiones se multiplican y los límites y valores se difuminan. Los  enfrentamientos armados llevan consigo matanzas de miles de civiles, incluyendo mujeres y niños.

 

Muchas personas sustituyen la motivación del placer y la búsqueda de una alegría sana por la necesidad automática de quedar bien frente a los demás, mientras que otras se aíslan. Por lo común padecen toda clase de malestares psicosomáticos, como la tensión nerviosa y la colitis; además, muestran cansancio habitual, activismo, o violencia irracional.

 

Los estados emocionales negativos disminuyen la vitalidad  del organismo y  generan conductas poco racionales, automáticas, obsesivas y repetitivas. Sin una vida emocional espontánea y una sexualidad  sana, los individuos no encuentran el valioso sentido particular de su propia existencia, ni  tampoco se atreven a tomar valientes decisiones propias para mejorar su entorno familiar y social. Tampoco pueden ver sus grandes cualidades, ni se aprecian por lo que mucho que verdaderamente son.

 

 

¿Para qué iniciar un proceso de Psicoterapia?

A partir de los marcos psicológicos y filosóficos modernos,  la psicoterapia Psicoenergética  ofrece técnicas efectivas para salir de la angustia, el estrés, la depresión, los malestares psicosomáticos y el abuso del alcohol y las drogas, cultivar los mejores valores y sentimientos, desarrollar el verdadero ser,  encontrar sentido a la vida y alcanzar los niveles más elevados de consciencia. Se trata de un importante proceso que se puede realizar de manera individual y/o en grupo.

 

A medida que desarrollamos el Propio Yo (la verdadera personalidad, según Jung), iremos recuperando las energías vitales de nuestra esencia cuerpo-mente–espíritu. También podremos superar al Ego neurótico, falso e inmaduro, con sus manipulaciones, reacciones automáticas y máscaras sociales ilusorias (como las típicas del macho narcisista y la mujer sufrida).

 

Según el Buda, los humanos somos los guardianes de la vida, y nos corresponde la misión de cuidar (de manera cariñosa e inteligente) a todos los seres vivos, empezando por nuestros familiares y amigos. Por su parte, Saint Ex afirma (en El Principito): hay cosas que no se pueden ver con los ojos, sino con el corazón.

 

Para recuperar la razón, nos conviene dedicarnos a eliminar los bloqueos emocionales para hacernos cargo de nuestro propio destino con mayor libertad, de manera auto-dirigida. De manera importante, el desarrollo de la inteligencia emocional y de todas nuestras habilidades intelectuales, sociales y comunitarias nos permite conectamos con otras personas y con el universo que nos rodea de manera creativa y constructiva.

 

La Psicoenergética propone que el bienestar cuerpo-mente-espíritu requiere un estado de equilibrio flexible de las estructuras y niveles de energía que conforman la personalidad individual del propio organismo. También necesitamos disfrutar interacciones sociales y comunitarias que sean constructivas y solidarias.

 

Nuestro Diplomado

El  Instituto Mexicano de Psicoterapia Corporal Psicoenergética ofrece a las personas interesadas un programa  de entrenamiento, a nivel posgrado, que agrupa las teorías y las técnicas más prácticas para liberar las tensiones y los bloqueos emocionales generados por el estrés, los traumas y las situaciones familiares y sociales adversas.

 

La demanda de psicoterapeutas mente-cuerpo-espíritu ha aumentado en los últimos años por todo el mundo, en particular  en los Centros de atención pública y privada para las personas adolescentes, y en las Instituciones que apoyan la integración familiar y social.

 

Según Wilhelm Reich (el iniciador de las psicoterapias corporales en Occidente) es más importante comprender la manera como se expresan los neuróticos con sus posturas corporales y tensiones musculares, que lo que dicen con sus palabras. Observó que la armadura del carácter (= de la personalidad) frena los sentimientos y los impulsos inaceptables mediante represiones sexuales irracionales e indebidas, y además sustenta las ideologías fanáticas y represivas.

 

Las emociones y los sentimientos espontáneos,  junto con los impulsos, son importantes motores que impulsan las mejores conductas humanas. Sin su calidez vibrante, nos sentimos vacíos y apáticos, sin inspiración ni entusiasmo. Junto con los valores más auténticos y los niveles educativos más elevados, nos ayudan para generar proyectos creativos y acciones constructivas al servicio de la comunidad.

 

A partir de la lectura y evaluación  psicocorporal, la Psicoenergética  favorece la catarsis emocional y el manejo de los traumas y las situaciones incompletas, el equilibrio del sistema nervioso autónomo y la superación de todos los bloqueos impulsivos y emocionales, tanto los recientes como los que ocurrieron en los primeros años de la vida.

 

Las personas  entran en contacto consigo mismas, y también ensayan nuevas maneras de pensar, movimientos expresivos, y varios estilos de masaje, junto con ejercicios de respiración, fantasías dirigidas que favorecen la integración del propio ser y  los niveles superiores de consciencia.          

 

Mediante el desarrollo de la inteligencia emocional y la empatía es posible conectarnos de manera más compasiva y creativa con las demás personas, y con el universo entero que nos rodea.

 

Necesitamos superar las limitaciones del pensamiento automático destructivo y de las fantasías catastróficas y considerar las mejores alternativas de acción, para tomar buenas decisiones y fijarnos metas que nos ayuden a generar mayor alegría y entusiasmo.

 

También nos conviene fijarnos  metas hacia el futuro, aprender a  tomar las decisiones más ventajosas, eliminar las conductas indeseables y buscar los niveles superiores de espiritualidad y de consciencia. Mediante el trabajo empeñoso  nos podemos hacer cargo de nuestro propio destino -de manera auto-dirigida- con el propósito de disfrutar mayor salud, independencia, alegría y bienestar. 

 

Las técnicas se emplean de manera combinada para eliminar, con mayor eficacia y en el menor tiempo posible, los bloqueos energéticos del organismo, liberar y asimilar los eventos y situaciones traumáticas del pasado, y las situaciones incompletas. Conviene subrayar que el trabajo en grupo es indispensable para aprovechar las experiencias y los puntos de vista de todos los participantes, así como para generar un valioso clima de fraternidad y apoyo mutuo.

 

Además de leer importantes libros, los participantes irán presentando, para su discusión, más de 60 artículos recientes que ilustran las teorías y las técnicas más  importantes en el campo de las psicoterapias mente-cuerpo-espíritu.  Para que el programa funcione, se necesita el compromiso de todos, que incluye la  asistencia puntual y la participación activa.  El entrenamiento en Psicoenergética requiere tomar terapia individual psico-corporal durante al menos año y medio.

 

Te agradecemos que invites a las personas que estén interesadas en participar en este Diplomado, para que se pongan en contacto con nosotros.     

 

BASES TEÓRICAS

 

En Septiembre de 2008, el Mtro. Fernando Ortiz Lachica  preguntó al Dr. Roberto Navarro A. cuales habían sido las escuelas y corrientes psicológicas que lo habían influenciado para diseñar la Psicoterapia Psicoenergética, y a continuación está la  respuesta.

 

Fernando:

 

Ni escuelas ni corrientes, sino todo lo contrario.

 

Entre mis maestros del doctorado estuvo el Doctor Joseph Rychlak, experto en filosofía de la ciencia para teorías de la personalidad y la psicoterapia. Otros profesores habían sido alumnos de Timothy Leary, experto en diagnóstico interpersonal, niveles de consciencia, psicoterapia y uso de drogas alucinógenas.

 

También conocí al famoso psicoanalista Karl Menninger, quien se opuso al diagnóstico pesimista y derogatorio de “enfermedad mental”; él opinaba que los trastornos psicológicos se originan debido al desequilibro en el balance vital del organismo, a causa de los niveles crecientes de estrés y la falta de actividades gratas. Igual que Selye, enseñó que a los psicoterapeutas les corresponde apoyar -de manera activa- las partes sanas de su personalidad, y mejorar todas las interacciones sociales…

 

Nunca fui el seguidor de nadie, ni recibí entrenamiento de alguien en particular, sino que tuve por maestros y supervisores a varias personas (doctores en psicología clínica) con especialidades muy diferentes.

 

Cuando ingresé a la U. Iberoamericana (1969), como profesor de tiempo completo, algunos psicoanalistas me invitaron a que me entrenara con ellos. Yo me moría de risa, porque conocía bien las teorías y las técnicas de varias psicoterapias; incluyendo el psicoanálisis, las conductuales, Rolfing, Gestalt (Perls), Jung, Leary, Rogers, racional emotiva, (budismo y yoga,  masaje), etcétera.

 

La época de los grandes personajes de la psicoterapia  estaba terminando en EE. UU. y en Europa, y empezaban los tiempos de las especialidades. En México, la única psicoterapia era el psicoanálisis, aunque luego vinieron el counseling, las terapias conductuales, la Gestalt, Reich, etcétera.

 

También conocía las ideas de Allport, Einstein, Darwin, Bergson, Merleau Ponti, Hesse, Asimov,  y muchos otros personajes, y había estudiado varias áreas de la psicología, como social, percepción de personas, psicopatología, psicoterapia individual y de grupo, evaluación mediante tests y entrevistas, emociones, estadísticas, investigación, motivación, etcétera.

 

En la UIA enseñé muchas materias de licenciatura y posgrado y tuve amplia experiencia como psicoterapeuta, investigador y experto en diagnóstico clínico.

 

Luego se puso de moda en la U. Iberoamericana que los profesores tuvieran alguna especialidad en psicoterapia. Por eso, en 1974, decidí diseñar un sistema propio, dentro de una especialidad, para justificar mi manera de dar psicoterapia y trasmitirla a los demás con mayor facilidad.

 

Por filosofía de la ciencia, sabía que, desde Freud, primero hubo un  psicoterapeuta exitoso con estilo propio. El diseñaba un sistema de psicoterapia para justificar lo que hacía (escribía un libro). A continuación, inventaba una psicopatología con los problemas que se resolvían mediante su psicoterapia. Finalmente, diseñaba una teoría de personalidad que ilustraba la mejoría ideal de los que terminaban su terapia (más libros).

 

El punto de partida para mi nueva psicoterapia (un libro) fue que debía ser mente-cuerpo, por una experiencia personal: al principio de la maestría, en las primeras clases me di cuenta que no entendía nada, aunque los estudios y las ciencias para mí siempre han sido un juego fácil y divertido.

 

Descubrí el bloqueo: necesitaba hacer a un lado el esquema cultural tradicional mente-cuerpo (o alma-cuerpo), porque la única realidad fenomenológica-psicológica-funcional existente eran las personas completas. A continuación, pude comprender todo, y terminé el doctorado, incluyendo las  tesis y el internado, en tiempo record, y con excelentes calificaciones.

 

Freud nunca me gustó, debido a su sexismo, dogmatismo, etcétera. Después de todo, lo que él llama inconsciente no es más que nuestro cuerpo vivo, en sus estratos más biológicos, como advierte Conger. Jung me pareció mucho más brillante, abierto a la antropología, las películas, las religiones, los niveles superiores de consciencia, la sexualidad, etcétera.

 

Para elaborar mi nueva teoría de psicoterapia, según aquello del diseño de teorías, estuve pensando algunas semanas, y en 1984 tuve un sueño profético. Estaba de pie, en la plaza de la Acrópolis, con el Partenón a mis espaldas, y en su interior estaba la estatua de Atenea de Fidias. A mi lado estaba mi esposa y yo veía la ciudad de Atenas. Esta visión se amplió súbitamente hasta abarcar todo el universo.

 

A continuación apareció una gran nube blanca sin forma. Luego esa nube se transformó en un enorme cubo de papel periódico, que giraba y tenía renglones escritos en cada una de sus caras. En otra nueva transformación, el cubo se convirtió en una nave espacial, y comprendí que iba a ser tele-transportado hacia su interior.

 

En efecto, de inmediato un rayo luminoso me elevó hacia el interior de la nave, y apareció un robot que se aproximaba. Sin ningún temor, y como si eso fuera algo obvio y muy natural, extendí mis manos para hacer contacto con el robot e iniciar el diálogo confiado y sin ningún problema.

 

A la mañana siguiente entendí todo de golpe. Contaba con gran energía y entusiasmo para escribir el libro de mi nueva psicoterapia, como parte de mi esencia y destino evolutivo-cósmico. Mis bases eran la cultura greco-latina y el desarrollo del propio ser, incluyendo la reunión de los aspectos masculino y femenino (el Anima), así como las facultades conjuntas de pensar e intuir, y sin olvidar las sensaciones y los sentimientos.

 

Mi esposa me apoyaría en todo. La visión de mi libro ya escrito, -con esala nueva psicoterapia- era iluminada, al estilo del “por mi raza hablará mi espíritu cósmico”, de Vasconcelos. Tenía en la cabeza una maraña de ideas, como nube sin forma.

 

Sin embargo, la solución era simple: el paradigma del escritor. Escribes una frase; si te gusta, la dejas; si no te gusta, la tachas. Escribes otra frase, si te gusta… etcétera.

 

Hasta terminar una página. Luego escribes otra y otra, de manera que sean una unidad, una visión de conjunto, algo holográfico, como el organismo humano mismo. Pero necesitaba también un vehículo, un estilo apropiado, un ritmo propio. Y ese era fácil y contemporáneo: el lenguaje futurista e iluminado de la ciencia ficción, al estilo Asimov, así como circular y espiral, al estilo Juan Rulfo.

 

El tema del libro (la idea principal de la nueva psicoterapia) apareció también: los neuróticos, bajo las distintas formas de la personalidad neurótica, están robotizados, pero pueden recuperar su humanidad al contacto con las manos de un buen psicoterapeuta que los toca y les devuelve la conciencia de sus emociones libres.

 

Se trata de una psicoterapia mente-cuerpo, con técnicas en ambos sentidos, pero su aspecto principal son los cambios emocionales (e impulsivos), el cambio de las emociones congeladas a las que son libres y espontáneas. Si Einstein probó que la energía = masa por la velocidad de la luz al cuadrado, de igual manera la mente es = al cuerpo y viceversa, funcionalmente hablando.

 

En  unas cuantas horas escribí cinco páginas con las principales ideas, postulados, modelos y todo lo principal de la nueva psicoterapia corporal Psicoenergética, concebida como una especie de ingeniería robótica.

 

Lo malo es que tardé cerca de cuatro años en traducir mis dibujos y sus metáforas intuitivas a un lenguaje lógico muy coherente y apoyado por referencias bibliográficas. Después tuve muchas dificultades para publicarlo, lo que sucedió finalmente otros seis años más tarde, en 1984.

 

Llevaba muy avanzado ese primer libro cuando conocí los escritos de Reich y también varios de Lowen que me regalaron; También leí el de Dytchwald, muy interesante. Sin embargo, comprendí que mi libro era otra cosa, porque mi práctica profesional era distinta a la de ellos, igual que cada uno de los rasgos distintivos de mi personalidad, incluyendo mi intuitiva sensibilidad Latinoamericana y mi lenguaje Patrio, que utilizo para promover la psicoterapia social en los países de habla hispana.

 

El libro de Psicoenergética, publicado en 1984, contiene los modelos y postulados del nuevo sistema de psicoterapia. Otros libros aplican dicha psicoterapia corporal a problemas particulares, como el machismo-narcisismo y el masoquismo de las mujeres sufridas mexicanas, la autoayuda, el desarrollo humano, la neurosis religiosa y el celibato, el desarrollo de los adolescentes, etcétera.

 

Entendí que cubriría más terreno (miles de personas) con mis libros que si solamente diera clases en alguna Universidad. Además, en ese tiempo me prohibieron dar clases en la UIA porque me opuse a que la psicoterapia quedara reducida a un simple proceso de acompañamiento psicológico (counseling), excluyendo otras especialidades.

 

El prólogo de cada uno de mis libros explica su finalidad, junto con las referencias que aparecen en la bibliografía. Nunca empleo citas textuales, sino que utilizo las ideas de las demás personas para apoyar y complementar las propias.

 

Desde que dejé la UIA en 1987, he preferido recurrir al Internet, cada vez más, para aprovechar los últimos avances en las especialidades de la psicoterapia, la psiquiatría, la sociología, etcétera, a nivel mundial.

 

Todos mis libros se dirigen al público en general, aunque también son conocidos manuales de consulta y referencia en los programas de entrenamiento en psicoterapia corporal y desarrollo humano de México y de otros países de habla hispana. También los utilizan las personas que se atreven a tomar psicoterapias de todos estilos.

 

Además, he impartido numerosos talleres y diplomados para entrenar centenares de jóvenes en ese campo.

 

Mi campo de trabajo no tiene gran influencia de Freud, salvo por la transferencia y contra-transferencia y algún otro detalle. El iniciador indiscutible del  campo de las psicoterapias mente-cuerpo-espíritu fue Reich. A su muerte, no dejó ningún seguidor directo, sino que cada quien es libre para utilizar sus ideas e investigaciones (y las de cualquier otra persona) como mejor le parezca. Siempre me he sentido con pleno derecho de hacer tal cosa. Y mis ideas y experiencias lo mismo: cada quien las puede aprovechar como quiera, y combinarlas con sus propias opiniones y experiencias

 

Por otra parte, a partir de 1974, las ideas-imaginativas-simbólicas vienen a mi cabeza y apoyan la intuición, por lo que mi pensamiento es circular o espiral, en muchas direcciones y niveles al mismo tiempo, al estilo Juan Rulfo. Eso del pensamiento deductivo de Freud rumbo al pasado remoto nunca me ha llamado la atención.

 

Cuanto a la psicoterapia, y a las demás ciencias, opino que la intuición educada necesita el apoyo de una lógica científica a toda prueba, así como el de muchísimos casos clínicos.

 

 

Oct. 8, 2008                                                                                      

                                                                                                      Dr. Roberto Navarro A.

 

 

Nota final (Noviembre, 2014).

 

A partir de Julio de 2008, escribí –de manera intuitiva- mi segundo libro de Jesucristo y Magdalena Calculé que tardaría uno a dos años para lograr traducir mis notas y dibujos iniciales a un lenguaje lógico y científico (psicoterapéutico)  claro y bien sustentado; sin embargo, logré terminarlo en menos de tres meses, incluyendo las ilustraciones y la portada.

 

No había tenido antes la grata experiencia de un libro que se escribe solo, en perfecta sincronía con la consciencia planetaria y cósmica. Recurría al Internet y encontraba al instante los conocimientos y las referencias más pertinentes. Y lo mismo con los evangelios canónicos y apócrifos, y con los demás libros. Las personas que entonces solicitaron psicoterapia fueron las más apropiadas (como casos clínicos pertinentes) para apoyar los capítulos, y así por el estilo.

 

Mediante ese libro convertí en realidad  el deseo manifiesto de Jung de que las brillantes opiniones de los cristianos gnósticos se pudieran incorporar de nuevo a la espiritual cristiana de Occidente. Sus valientes ideas son muy superiores -y mucho más modernas- que los absurdos dogmas comerciales del catolicismo romano y de las  sectas del protestantismo de Inglaterra, Alemania, etcétera.

 

Ese libro de Jesucristo estuvo congelado más de cinco años en PAX, con falsas promesas y maniobras dilatorias, hasta que  lo publicaron en Noviembre de 2013, fuera de las fechas del contrato legal. Ya había decidido no publicar nada más en dicha editorial (en la que además retienen mis pagos como autor), y ese mismo mes terminé otro libro, más actualizado y mejor redactado, acerca de Jesucristo; los trámites para su publicación electrónica tardaron sólo tres días en Amazon Kindle.

 

En unos cuantos meses más, allí mismo publiqué otros cinco libros, a los que pude hacer algunas correcciones, cambios de portada y actualizaciones de manera casi inmediata. Esas obras habían sido rechazadas por otras editoriales mexicanas, alegando que no  eran psicoanálisis ni novelas; supuestamente eran de superación personal, eran anticlericales, no correspondían a sus líneas editoriales, no eran textos oficiales, etcétera…

 

¿Acaso los escritores mexicanos no merecemos apoyo editorial en el propio país cuando nos dedicamos a la creación y la divulgación de la ciencia y la tecnología de manera original e independiente?

 

 

 



 


Inicio
Dr. Navarro
Introducción y bases teóricas
Programa 2015
Grupos y diplomados
Libros en Amazon
Directorio y Contacto
Libros y portadas
Libro de visitas